Visita guiada por la arquitectura ecléctica del Ensanche de Vigo. Desde la calle García Barbón a la Porta do Sol

Edificio Odriozola, actual sede de la Agencia Europea de la Pesca. Calle García Barbón, 4. (Eclecticismo inicial. Arquitecto: Alejandro Rodríguez-Sesmero González. Proyecto de 1875. Ampliación del arquitecto Jenaro de la Fuente Domínguez de 1908). © Ricardo Grobas
Una visita de una hora y media por algunos de los edificios históricos de Vigo y se revive una historia de crecimiento económico y esplendor arquitectónico al unísono, entre finales del siglo XIX y principios del XX, protagonizada por una burguesía culta relacionada con el negocio de la pesca, filántropos indianos, arquitectos locales y foráneos y un gremio de canteros heredero de la más antigua tradición gallega.
De la mano del doctor en Historia José Ramón Iglesias Veiga, paseamos por las calles Policarpo Sanz y García Barbón, lo que fue el Ensanche de Vigo, y cobran vida, de pronto, una veintena de edificios, reflejo de la arquitectura que triunfaba en aquel momento en Europa, característicos por su eclecticismo y la singularidad de su cantería.
Saltan entonces a la vista elementos de la arquitectura ecléctica, como los arcos escarzanos con claves destacadas de uno de los primeros inmuebles del Ensanche, el edificio Odriozola, actual sede de la Agencia Europea de la Pesca (1875, Alejandro Rodríguez-Sesmero González, y ampliación en 1908 de Jenaro de la Fuente), o los remates de las cornisas, el diseño simétrico y los balcones de fundición comunes a varios edificios contiguos (1885-86, Domingo Rodríguez Sesmero).
Banco de Vigo, actual Fundación Pedro Barrié de la Maza y Banco Pastor. Calle Policarpo Sanz, esquina a calle Colón. (Eclecticismo. Arquitecto: Manuel Gómez Román. Proyecto de 1918). © Ricardo Grobas

El historiador nos entusiasma con el urbanismo y la arquitectura, en general, y de Vigo, en particular. Y reconocemos el estilo historicista neomedieval de la Escuela de Artes y Oficios (1897, Michel Pacewicz), uno de los raros ejemplos de arquitectura civil con esa apariencia propia de la arquitectura religiosa; descubrimos las esculturas que coronan el edificio del que fue Banco de Vigo, hoy Fundación Barrié de la Maza-Banco Pastor (1918, Manuel Gómez Román), alegorías de la vinculación con el mundo que perseguía la institución; admiramos  la única vidriera ecléctico-modernista conservada en Vigo (edificio de La Oliva. 1904, Jenaro de la Fuente Domínguez), y nos recreamos con el eclecticismo afrancesado de Jenaro de la Fuente Domínguez (Casa Bárcena, hoy Centro Social Novacaixagalicia, de 1879) y de Michel Pacewicz (El Moderno, 1897; Casa Acuña Soage, 1897; Casas de Oya, actual Hotel NH Palacio de Vigo, de 1904), que introduce las buhardillas propias de la arquitectura parisina.

En el recorrido no faltan ejemplos de arquitectura regionalista, con balcones de piedra y aleros de teja árabe que, originarios de arquitecturas foráneas, fueron galleguizados. Ni tampoco un breve apunte sobre la iglesia neogótica de Santiago (1902, Manuel Felipe Quintana Ochaíta), sin verticalidad y de fachada excesivamente sobria debido a que su arquitecto tuvo que recortar el proyecto inicial por problemas de dinero.
Teatro García Barbón, actual Centro Cultural Novacaixagalicia. Calle Policarpo Sanz, 13. (Eclecticismo. Arquitecto: Antonio Palacios Ramilo. Proyecto de 1911-1913). © Ricardo Grobas

Pero los protagonistas principales son algunos de los inmuebles civiles más señeros de la ciudad. Junto a los ya citados, destaca el antiguo Teatro García Barbón, hoy Centro Cultural Novacaixagalicia (1911-13, Antonio Palacios), construido siguiendo el modelo de la Ópera de París que ya aprobaran todas las burguesías europeas. El virtuosismo de sus detalles decorativos pone de relieve el extraordinario trabajo de los canteros gallegos y obliga a nuestro guía a explicar que cuanto más fino es el grano de la piedra, mejor se labra, y que el granito utilizado en este edificio fue el blanco de la parroquia de Castrelos.

No es el único momento en el que se enfatiza la labor de los canteros y lo que la ciudad les debe. Las elaboradas ornamentaciones, auténticas esculturas, de la fachada de las Casas de Oya dan pie a una reseña histórica: el movimiento obrero de Vigo nació de los canteros, tremendamente malpagados y maltratados laboralmente. Y más tarde, incluso salen a relucir los nombres de dos de ellos: José Araujo, fundador de la UGT, y el maestro de cantería Angel García, Ángel Faiplanos, a quien se debe el tratamiento a lima del granito de la singular puerta de entrada del edificio Sanchón (1935, Francisco Castro Represas), de estilo racionalista-déco.
Edificio El Moderno. Calle Policarpo Sanz, esquina a calle Carral. (Eclecticismo afrancesado. Arquitecto: Michel Pacewicz. Proyecto de 1897).
© Ricardo Grobas

El antiguo Teatro García Barbón, la Casa das Artes, antigua sede del Banco de España (1938, Romualdo de Madariaga), el Sanchón y el edificio de La Oliva configuran la parte más emblemática del Ensanche, y la Porta do Sol, donde se enclavan el edificio Simeón (1906, Manuel Gómez Román), El Moderno y Casa Salgueiro (1938, Romualdo de Madariaga), marca el límite con la ciudad histórica. Desde aquí, a partir del derribo de las murallas en 1861, la ciudad de Vigo consolidó su expansión conectando sus vías de comunicación.

Termina aquí la visita, admirando la arquitectura afrancesada de El Moderno y el suave y templado modernismo ecléctico del edificio Simeón, al gusto de la sociedad viguesa de la época –estructura de gusto francés y ornamentación vienesa–, y con una anécdota que vuelve a reflejar el valor social de la cantería gallega: cuando se inauguró Casa Salgueiro, el periódico “El Pueblo Gallego” criticó su “estilo sanitario” (art-déco) por su lisa y sobria fachada, decorada con una cenefa de cerámica en la parte superior.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 4 comentarios

  1. Edurne dice:

    Hola, Torbeo:
    Estoy segura de que no os defraudará porque Vigo tiene muchos atractivos y merece mucho la pena. Aprovecho para darte las gracias por enlazarme en tu blog y felicitarte por el tuyo. Saludos!

  2. torbeo dice:

    Conocemos poco la ciudad de Vigo, en la proxima visita ya tenemos itinerario….Gracias

  3. Edurne dice:

    Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado. Saludos

  4. Anonymous dice:

    Maravilloso resumen, acompañado de unas fabulosas fotos, de una visita guiada de más de una hora de duración donde la gran cantidad de datos aportados por el profesor Iglesias, quedan perfectamente organizados y sintetizados. ¡Enhorabuena!

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.