Seis días a vela desde Vigo a Fisterra

Ojalá un día pueda hacer un post sobre turismo náutico desde A Guarda a Ribadeo porque eso significará que mi experiencia marinera va en aumento, y que he sobrepasado la latitud de Cabo Fisterra, pues por hache o por be todavía no lo he hecho. Mientras llega ese día, lo que sí estoy en condiciones de recomendar son rutas náuticas desde Vigo hasta Fisterra para disfrutar de la navegación a vela, de playas impresionantes y de pintorescos pueblos.

¿Tienes seis días para enrolarte en un velero y conocer esta parte de Galicia desde el mar? Aquí va una propuesta idel para el verano:

DÍA 1: VIGO-ALDÁN-SANXENXO

Playa de Castiñeiras, en Hío, en la ría de Aldán.

La ría de Aldán es un lugar privilegiado para los barcos porque está muy recogida y protegida del viento. Sus playas son excelentes, a uno y otro lado, y la temperatura del agua es sensiblemente mayor que en otros lugares de la costa. Después de pasar —a veces con dificultad— la Costa da Vela, que viene siendo el Canal Norte de acceso a la ría de Vigo, la pequeña ría de Aldán se ofrece como un remanso de paz y tranquilidad. Fondea en cualquiera de sus playas, a ambos lados de la ría, y al atardecer date el gusto de conocer la vida nocturna de Sanxenxo, a tan solo 12 millas, en la ría de Pontevedra. Es la capital turística de las Rías Baixas, por lo que encontrarás una amplia oferta de bares y cafeterías, pub, discotecas y restaurantes. Te recomiendo, por comodidad, atracar en el mismo puerto deportivo.

DÍA 2. SANXENXO-AGUIÑO

Veleros en Sálvora.

Aprovecha el día para navegar a vela por aguas del Parque Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Primero, por el entorno de las islas Ons, y después por el archipiélago de Sálvora, donde faenan numerosos barcos de pesca. Ante ti se encuentra la península de O Barbanza y, más concretamente, la parroquia de Aguiño (Santa Uxía de Ribeira). La Ensenada de Carreira es un excelente abrigo del viento y puede constituir un buen lugar para pasar la noche. La playa mide 900 metros, por lo que puedes incluso aprovechar para dar una buena caminata. Los bajos característicos de esta costa la hacen también muy interesante para el buceo. En el pueblo encontrarás varios lugares donde cenar a base de calamares, pulpo á feira, pescaditos fritos, empanadas… o, si lo prefieres, pescados más elaborados.

DÍA 3: AGUIÑO-MUROS

Muros (A Coruña).

Muros (A Coruña).

Atravesando el Canal de Sagres se llega a Cabo Corrubedo. Y de aquí, siguiendo la línea de costa de O Barbanza, entramos en la ría de Muros e Noia. El fondeo en Muros es muy recomendable porque la ensenada es fangosa, y el desembarco se practica fácilmente con la neumática por la rampa del puerto. Muros es un típico pueblo marinero, declarado conjunto histórico-artístico, que invita a pasear por las estrechas calles y plazas de su casco histórico y a admirar sus casas con soportales y galerías acristaladas, casas señoriales e interesantes ejemplos del patrimonio arquitectónico religioso.

DÍA 4: MUROS-ENSENADA DE ESTEIRO-PORTOSÍN

Isla de A Creba.

Tienes que conocer la Ensenada de Esteiro, donde desemboca el río Maior, así que esta jornada te recomiendo quedarte en aguas de la ría de Muros. ¿Qué te parece coger la neumática y remontar el río cuando el estado de la marea lo permita? Después, puedes terminar la excursión en la isla de A Creba, que puede recorrerse por un sendero circular. Se encuentra a menos de una milla, y tiene un pequeño embarcadero para poder acceder, además de una casa de propiedad privada en la parte alta. Tras este día de aventura, nada mejor que reponer fuerzas en el puerto deportivo de Portosín (Porto do Son), en el lado Sur de la ría. Lo agradecerá toda la tripulación, porque goza de muy buenas instalaciones y servicios, incluidos parque infantil y sala de juegos para niños, y podrás cenar en el restaurante del Club Náutico.

DÍA 5: PORTOSÍN-ÉZARO-CORCUBIÓN

Cascada del río Xallas, en Ézaro (Corcubión).

Este es el momento de dar el salto a Corcubión. Son algo más de 20 millas de navegación por el llamado “mar de Fisterra” y las peligrosas islas Lobeiras, en un entorno dominado por la presencia del legendario monte O Pindo, pero el esfuerzo lo compensaremos después relajados frente a la playa del pequeño pueblo de Ézaro. Aquí desemboca el río Xallas, lo cual no tendría mayor importancia si no fuera porque este es el único río de Europa que desemboca en cascada, así que no te la pierdas. Una vez más, la neumática puede ser de gran utilidad río arriba. Por la noche, dormiremos amarrados al muelle en Corcubión, uno de los pueblos más dinámicos de A Costa da Morte, y cenaremos a base de tapas, probando todo tipo de excelencias de cocina marinera. Muy recomendables las almejas fritas.

DÍA 6: FISTERRA

Velero en la ensenada de Langosteira, en Fisterra.

El finis terrae de Europa es también el final del Camino de Santiago para muchos peregrinos. Antiguamente llegaban hasta el cabo y allí quemaban sus ropas viejas y lanzaban las cenizas al mar. Hoy en día, algunos dejan simplemente sus botas. La localidad es netamente marinera. La vida bulle en el entorno del puerto, entre la actividad de la lonja y los numerosos bares y restaurantes especializados en pescados y mariscos. En cuanto a sus playas, son de una belleza excepcional. La de Langosteira está próxima al pueblo. Es la más frecuentada, e ideal para fondear y pasar ahí la noche. Otras como las de O Rostro y Mar de Fóra son prácticamente vírgenes, aunque peligrosas para el baño.


Ver Ruta a vela desde Vigo a Fisterra en un mapa más grande

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Hay 0 comentarios

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.