Leyendas de Sálvora (I): leyenda de la sirena Mariña

La sirena Mariña, la madre de los nobles de Sálvora.
La primera parada en la Ruta del Faro de la isla de Sálvora nos sitúa en un pequeño mirador desde el que contemplamos la Praia do Castelo o Praia do Almacén, dominada por el pazo de los Otero-Goyanes y su capilla, y en la que, sobre una roca, descansa la escultura de una sirena.
La sirena de Sálvora no es un ser mitológico cualquiera o sacado de contexto, sino que tiene una buena razón de ser: se llama Mariña y es la madre de los primeros propietarios de la isla, los Mariño. La escultura data de 1968  y es obra del escultor burgalés Ismael Ortega Martín, que la realizó por encargo de Joaquín Otero-Goyanes, marqués de Revilla, heredero descendiente de los primeros propietarios de la isla.
Así pues, en la primera parada en la Ruta del Faro se narra la leyenda de la sirena de Sálvora para explicar el origen de aquella familia, antepasados de los Otero-Goyanes, quienes en la segunda mitad del siglo XX convirtieron la antigua fábrica de salazón en un pazo y la taberna del pueblo en capilla anexa.
Cuenta la leyenda que la sirena Mariña fue encontrada en la playa por el caballero don Froilaz, que enseguida descubrió que era muda, la hizo su esposa y fruto de aquella relación nació Mariño.
Preocupado por la mudez de su mujer, don Froilaz confió su pesar al abad, y éste le aconsejó que le provocara una fuerte emoción que pudiera devolverle el habla. El noble encendió entonces una hoguera y en un momento en el que Mariña se acercó con su hijo en brazos se lo arrebató y simuló echarlo al fuego, lo que causó la reacción esperada, y Mariña pronunció su primer sonido.
Pazo y capilla de los Otero-Goyanes, en la Praia do Castelo o do Almacén.
Evidentemente, la historia habla en otros términos. En la Guía de Visita editada por el Parque Nacional de las Islas Atlánticas se puede leer que en la Alta Edad Media la isla formaba parte de la corona gallego-asturiana y fue donada por Alfonso II el Casto a la Iglesia de Santiago.
A mediados del siglo XVI, la Iglesia se la entregó como coto a Marcos Fandiño Mariño, cuya administración y la de sus herederos, hasta principios del siglo XVII, fue en régimen feudal.
Tras el auge comercial y pesquero que se produjo en el siglo XVIII, con el consiguiente agrupamiento de sus habitantes en la aldea, llegó el cambio de dinastía a la isla. En 1820 Isabel de Mariño, heredera de Sálvora, se casó con Ruperto Antonio de Otero, momento en el que la saga de los Otero se convirtió en la nueva propietaria de Sálvora.
El siglo XX, sin embargo, comenzó con malas noticias para esta familia: por motivos de defensa nacional, el Estado les expropió la isla en 1904 y mantuvo una dotación militar hasta 1958. Cuando el Ejército se retiró, volvieron a recuperar su propiedad. Habilitaron como pazo la antigua fábrica de salazón y utilizaron la isla como coto de caza.
Tras varias vicisitudes, operaciones de compra-venta, burocráticas y administrativas, la isla forma parte del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia (archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada), declarado en 2002, y comenzó una etapa en la que la preservación de los valores naturales de la isla está por encima de cualquier otro interés.
¿Te parece interesante la leyenda de la sirena Mariña? ¿Con qué te quedas, con la leyenda o con la historia?
——————–
Post relacionados:
Leyendas de Sálvora (II): leyenda del Hombre de Sagres
Leyendas de Sálvora (y III): leyenda de la Santa Compaña
Isla de Sálvora, la más desconocida y misteriosa de las Islas Atlánticas de Galicia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 2 comentarios

  1. Te preparamos un plan ipso facto, Natalia. Bicos.

  2. Natalia dice:

    Ya estoy mirando viajes para irme a conocer este paraje. Confío en que algún lugareño me acerque hasta ahí en barco 🙂
    Besos desde la vieja Iruña.

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.