Bajo las aguas del embalse de Belesar

Presa de Belesar. Fotografía del making of de "Asolagados", cortesía de Coa auga ao pescozo.

Presa de Belesar. Fotografía del making of de “Asolagados”, cortesía de Coa auga ó pescozo.

“La placidez del embalse es la muerte del río”. Esta es una frase entresacada del documental “Asolagados” (“Inundados”), que muestra la dramática vivencia de los vecinos de 26 pueblos borrados del mapa y de la memoria por el agua embalsada por la presa de Belesar (Lugo), en A Ribeira Sacra del Miño.

Casi cincuenta años después de la construcción de este embalse con el que el franquismo exhibió su fuerza ante Europa, el equipo de producción de Coa agua ó pescozo accedió a estos pueblos acompañado de algunos de sus antiguos habitantes. Ellos rememoraron a las puertas de sus casas o paseando por sus antiguas fincas cómo era la vida en su pueblo y cómo tuvieron que abandonarlo —apresuradamente porque nunca creyeron del todo que aquello ocurriría—, cuando una mañana de diciembre dejaron de oír el murmullo del río y observaron que el agua comenzaba a inundarlo todo.

Dolor y nostalgia de un mundo perdido. Vi el documental el pasado sábado en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo, y te puedo asegurar que no deja a nadie indiferente. A quien no se haya preguntado nunca qué hay bajo las aguas de un embalse le cambiará su percepción.

Imagen del making of de "Asolagados", en Porto. Fotografía cortesía de Coa auga ao pescozo.

Imagen del making of de “Asolagados”, en Porto. Fotografía cortesía de Coa auga ó pescozo.

Las grabaciones de “Asolagados” se realizaron en 2011 aprovechando un periodo de vaciado del embalse durante el cual Gas Natural, concesionaria de la planta hidroeléctrica, realizó determinados trabajos. Abideira, Porto, Castro Candaz, Santa Marta, Pincelo, A Samugueira, San Paio, Mourulle, Portomeñe, A Hermida, Ribó… son algunos de los nombres de estos pueblos desaparecidos de las proximidades de localidades como Taboada, Chantada o Portomarín —la nueva, porque el viejo pueblo también yace bajo el agua del embalse— conocidas como puertas de entrada a A Ribeira Sacra, territorio que encierra tantos valores paisajísticos y culturales que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Bajo el embalse, a cientos de metros de profundidad sus casas de piedra permanecen en pie y conservan gran parte de su estructura. Elementos como el horno de piedra de cantería y una cocina con lareira se ven en buen estado. La tierra, sin embargo, está cuarteada y las laderas por las que se disponían los viñedos y los campos aparecen desprovistas de toda vegetación. El embalse se tragó viejas carballeiras que eran auténticos tesoros naturales y el castro de Castro Candaz, entre otras riquezas.

Dos de los protagonistas del documental "Asolagados". Fotografía cortesía de Coa auga ao pescozo.

Dos de los protagonistas del documental “Asolagados”. Fotografía cortesía de Coa auga ó pescozo.

Era una tierra muy fértil. “En pleno rendimiento daba gusto verla, y ahora da pena”. En el horno de Portomeñe se hacía el pan para todos los pueblos de alrededor, y en el río se cogían truchas y anguilas. Explotaban la madera de los bosques, cuidaban vacas y hacían nata con la leche, vendimiaban y elaboraban vino, extraían arena de dos grandes arenales, y se bañaban y divertían en una playa llena de conchas de mejillón y de almejas. Portomeñe —dicen sus antiguos habitantes— era “un lugar maravilloso” del que los arrancaron con ridículas cantidades de dinero. “Fue un atropello, abusaron mucho de nosotros”.

Todo este mundo probablemente no volverá a ver la luz del sol. De ahí también el valor del documental, que ha permitido a sus protagonistas tomar conciencia de lo que realmente pasó y de cómo ocurrió, además de entender hasta qué punto afectó a sus vidas.

La presa de Belesar, inaugurada en 1963, fue la última construida sin protestas vecinales y provocó la inundación de una superficie de más de 2.000 hectáreas a lo largo de 50 kilómetros. Este es el mayor embalse de Galicia, pero ¿sabías que hay 52 y que más de la mitad se encuentran en la provincia de Ourense? ¿Cuántas historias asolagadas ocultarán?

Próximas proyecciones de “Asolagados”:

– Ourense, Teatro Principal. Miércoles, 20 de noviembre, a las 22:30 h. (18º Festival Internacional de Cine de Ourense).

– Ferreira de Pantón (Lugo), Edificio Sociocultural. Sábado, 23 de noviembre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
The following two tabs change content below.
Edurne Baines
Soy periodista. Cofundadora y directora de la editorial Belagua. Trabajo en proyectos editoriales centrados en la comunicación turística de Galicia, y desarrollo tareas editoriales, de comunicación y de creación y gestión de contenidos para todo tipo de publicaciones. Soy navarra, vivo en Vigo y adoro Galicia.

Hay 3 comentarios

  1. […] aquí junto a un grupo de amigos, algunos oriundos de la zona, con el interés aguijoneado por el documental “Asolagados”, de Coa auga ó pescozo. Es un momento emotivo, pues suenan en nuestros oídos los impresionantes testimonios de antiguos […]

  2. Edurne, repito as grazas e os parabéns de parte miña e de todo o equipo polo post, que me faltaba agradecercho polo blog.
    As redes sociais son máis “etéreas”, pero o blog é permanente, por iso me gustaba deixarche aquí tamén a nosa opinión e agradecemento.
    A min, persoalmente, encantoume que comezaras esta entrada coa frase: “A placidez do encoro é a morte do río” (“La placidez del embalse es la muerte del río”.) Unha frase que precisamente non sae ó comezo do documental, pero que ti captaches e gardaches moi ben para ti e para escribir aquí.
    O dito, un pracer coñecerte en persoa, e moi agradecid@s todo o equipo ‘Coa auga ó pescozo’, de que vises o noso #Asolagados e que lle fixelleras un oco a el e a toda a ‘Ribeira Sacra do Miño’ no teu “caderno persoal de viaxes por Galicia” 🙂
    Apertas e ata a próxima!!!

    • Muchísimas gracias por tus palabras, Cristina. Me gustó mucho el documental, porque transmite muy bien el drama humano que supone tener que abandonar tu pueblo, separarte de tus vecinos, empezar tu vida en otro sitio… Y a diferencia de tanta gente que tuvo que emigrar para ganarse la vida, saber que jamás podrás volver porque tu pueblo ha desaparecido bajo las aguas. A partir de ahora, me asaltará esta idea cada vez que pase por un embalse.
      No puedo más que felicitar a todo el equipo de Coa auga ó pescozo por vuestro gran trabajo y desearos muchos éxitos con él y en trabajos futuros. Un abrazo, y nos vemos en las redes!

¿Deseas hacer un comentario?





Recibir un mensaje solo si alguien responde a mi comentario.